PREVENCIÓN Y MANTENIMIENTO DE PATOLOGÍAS EN UNA ESTRUCTURA DE GUADUA

Decisiones importantes que determinarán la integridad de tu proyecto.


Construir con materiales naturales te permite experimentar espacios con cualidades únicas, como una constante renovación del aire, una humedad relativa mucho más fácil de controlar, un confort termoacústico eficiente y sostenible, o una belleza que las construcciones con materiales industriales no pueden igualar.



Sin embargo, como ocurre con cualquier otro material, un mal manejo puede transformar la casa de tus sueños en una casa del terror, y por ello en esta entrada te contaremos sobre esas elecciones que permitirán que tu proyecto, en este caso en guadua, sea todo un éxito, explorando las maneras de controlar las patologías que mencionamos y detallamos en nuestra anterior entrada del blog que puedes visitar haciendo click aquí.


TRATAMIENTO PARA LA PUDRICIÓN


Debido a que la guadua es un material altamente higroscópico (que intercambia humedad con su ambiente), se debe evitar a toda costa su contacto con fuentes de humedad que permitan que absorba más de la que pueda procesar; esto se logra de las siguientes maneras:


· Aislarla del suelo: Esto hace parte de la llamada estrategia de diseño llamada “buenas botas”, que consiste en elevar los culmos sobre pedestales hechos de un material que no absorba humedad de manera significativa, como puede ser el caso del concreto. Adicionalmente, para las guaduas que no estén sobre pedestales se pueden hacer apoyadas en vigas que surjan desde aquellas en los pedestales, o ubicándolas sobre zócalos en materiales de poca higroscopicidad.



· Aislarla de la lluvia: La segunda mayor fuente de humedad después del suelo es la lluvia, para ello es la estrategia de diseño llamada “buen sombrero”, que consiste en aleros prominentes que protejan la estructura de la lluvia; pero no es la única manera, nos gustaría añadir otra estrategia y llamarla un “buen impermeable”, que consistiría en cubrir la guadua con un material también de baja higroscopicidad para aquellas fachadas en las cuales no sea posible por diversos factores realizar buenos aleros, estos materiales pueden bien ser sólidos como pañetes impermeables industriales o naturales, o agentes impermeabilizantes imprimantes como el Profilán o el Monsa.


Para lugares muy húmedos no recomendamos los aceites naturales, pues por experiencia propia, con la humedad ambiente estos aceites generan una capa que absorbe suciedad, tornando las guaduas oscuras y pegajosas.


TRATAMIENTO CONTRA AGENTES BIÓTICOS


Como material vivo que es, la guadua es blanco de ataques de agentes bióticos como insectos xilófagos u hongos, sin embargo, es posible protegerla para garantizar su integridad durante la vida útil del edificio, que en un buen diseño puede ser de más de 50 años. Las siguientes son las estrategias que utilizamos nosotros en nuestros proyectos para garantizar su protección:


· Proveedores honestos y supervisión del material: Contar con suministro de guadua de buena calidad es o poder confiar en el criterio y honestidad del proveedor, o poder supervisar el proceso de obtención, para así garantizar que las guaduas a instalar sean guaduas maduras de un guadual maduro con guaduas aptas para construcción y hayan sido cortadas de manera correcta para garantizar un bajo contenido de humedad y con una técnica que evite rajaduras en el culmo y proteja el guadual remanente de pudrición e infecciones.



· Buenos procesos previos: La guadua es un material capaz de autoinmunizarse, y la eficacia de este proceso depende del tiempo que se le de para realizarlo. Este proceso se llama avinagrado y consiste en la alcoholización (o fermentación) de la glucosa en la guadua presente en sus líquidos internos que quedan atrapados en ella al realizarse el corte; este proceso va de la mano con el secado, siendo el primero en el guadual y el segundo en estructuras dedicadas a ellos (ya sean soportes verticales, horizontales u hornos) teniendo el debido cuidado de no propiciar rajaduras y de estar siempre alejadas del suelo desde el cual pueden absorber nuevamente humedad.


Nosotros procuramos que estos procesos para las guaduas de nuestros proyectos duren cuando menos mes y medio.


· Buena inmunización: La alta higroscopicidad de la guadua es un elemento a favor al momento del tratamiento contra agentes bióticos, pues permite la absorción de agentes inmunizantes; la elección del método y el agente dependen de diversos factores, siendo más efectivos los agentes químicos por el método de inmersión.


Este tema lo trataremos más a profundidad en futuras entradas.


TRATAMIENTO ANTE OTROS FACTORES AMBIENTALES


La meteorización o la deshidratación de la guadua son fácilmente tratables con estrategias muy sencillas, que es básicamente la misma segunda estrategia contra la pudrición que consiste en:



· Aislamiento de los factores viento, rayos UV y humedad mediante buen sombrero y buen impermeable, pues los agentes impermeables imprimantes que mencionamos poseen (y el que se utilice debe poseer) filtros UV.


ESTRATEGIAS PARA CORRECTA EJECUCIÓN DE LA ESTRUCTURA


El tercer factor determinante en problemas de pudrición se encuentra aquí, y todo se resume en:

· Un buen proceso de diseño: Es la base del proyecto y lo que define todo lo que ocurrirá para hacerlo realidad; un diseño correctamente ejecutado preverá y detallará una correcta aplicación de las buenas botas y el buen sombrero, una correcta aplicación del buen impermeable mediante la instalación de materiales de cubierta y fachadas, y una adecuada instalación de carpintería y tuberías de servicios.



· Construcción con personal capacitado: La guadua es un material vivo y el edificio en guadua siempre estará en movimiento (como todos los edificios, pero de una manera más notoria) por lo cual es proclive a desajustes en sus elementos, los cuales deben preverse; además de esta etapa depende la buena selección y manejo del material, y la correcta ejecución de todos los elementos que irán adheridos a la estructura en guadua supervisados por un experto en el tema.


· Un correcto mantenimiento: Como estructuras vivas, las construcciones en guadua suelen presentar desajustes en sus tornillos que deben apretarse cuidando no propiciar rajaduras, ataques sectorizados en algún que otro culmo que al no tratarse de un material industrial y homogéneo es normal que se presenten y deben tratarse de inmediato ya sea reforzando el inmunizante o cambiando la pieza de seguir el ataque, o post impermeabilizaciones y limpieza de capas meteorizadas o húmedas cuando sean necesarias.



Es importante comprender que toda construcción requiere mantenimiento y diversas estrategias para preservar su calidad; la guadua no es ni más ni menos compleja de mantener que un edificio en materiales industriales, sencillamente depende de un buen proceso de diseño, y en IMZA Arquitectura procuramos el mayor balance entre funcionalidad, estética, rentabilidad y personalización para tu proyecto.


Si quieres realizar un proyecto con nosotros no dudes en contactarnos, puedes hacerlo directamente vía whatsapp haciendo click aquí

132 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo