PRINCIPALES PATOLOGÍAS DE LA GUADUA EN UNA CONSTRUCCIÓN

Cómo garantizar la calidad de tu proyecto desde la calidad misma de su composición


La guadua es un material que cada vez tiene mayor aceptación en el mundo de la construcción, y poco a poco en Colombia y sus países cercanos ha ido perdiendo esa estigmatización como "material para pobres" ya que se ha demostrado que, a pesar de su bajo costo (en cuanto a materia prima, dado su rápido crecimiento y fácil propagación), es un material con propiedades mecánicas impresionantes, sostenible y que permite crear belleza arquitectónica para todos los gustos.



Esta mala fama de la que está surgiendo como el material ideal para construcción en los países que la producen se debe a los malos manejos que se le da, y es que la guadua, como todo bambú, es un material que se relaciona de manera bastante estrecha con su entorno, por lo cual al tratarse de malas maneras tenderá a deteriorarse con mayor facilidad y notoriedad que otros materiales, incluso que otros materiales naturales.


A continuación, te presentamos las principales patologías de la guadua y sus causas, y en nuestra próxima entrada los métodos de prevención y mantenimiento de las mismas que aplicamos en todos nuestros proyectos:


PUDRICIÓN


La higroscopicidad es la cualidad de un material para intercambiar humedad con su ambiente, y esta es alta en los bambúes, y en este caso particular en la guadua (angustifolia Kunth).



Esta cualidad permite también una renovación de aire y un intercambio de humedad que hace de las construcciones con guadua increíblemente frescas y agradables, sin embargo, cuando existen guaduas en la obra que reciben mayor humedad de la que pueden procesar (es decir, retornar al ambiente) comenzarán a almacenarla, aquí puede haber dos casos:


- En lluvias torrenciales ocasionales, por ejemplo, suele ocurrir que algunos culmos reciban bastante agua y comiencen a ennegrecerse debido a la humedad en su interior, pero la guadua será capaz al cabo de unos días de liberar esa humedad. En este caso, al ser ocasional el mayor inconveniente es la posibilidad de perder su inmunización, pues es como si una esponja con jabón recibiera agua: Al escurrirla el agua se irá con parte del jabón.


- Si los culmos reciben humedad mayor a la que pueden procesar de manera constante esto podrá comenzar a afectar sus capacidades estructurales, ya que las fibras serán más blandas y propensas a agentes bióticos como xilófagos y hongos que las debilitarán y podrían llevarlas al punto del colapso; la duración de este proceso siempre dependerá de la cantidad de humedad y el peso que estén recibiendo las guaduas, aunque es algo reversible hasta cierto punto, el ideal es cambiar cualquier culmo que haya llegado a un deterioro avanzado, que se puede evidenciar si la guadua se ennegrece en un porcentaje significativo, sus rajaduras naturales se hacen más grandes y comienzan a surgir hongos en cualquier lugar de la misma.


No olvides que todos estos factores se pueden evitar y tratar, te contaremos al respecto en nuestra próxima entrada del blog.


AGENTES BIÓTICOS


La guadua es un material vivo, y aunque este es uno de sus mayores atractivos debido a que (por experiencia propia lo decimos) nada es mejor que vivir rodeado de materiales vivos como nosotros, esto también la hace propensa a ser literalmente el alimento de otros seres vivos, en este caso insectos xilófagos (que se alimentan de la madera) u hongos que devoran el almidón en la guadua y son agentes que mantienen la humedad en los culmos (pues la necesitan para sobrevivir).



Los insectos suelen ser el principal factor a considerar, pues son el principal temor de quien desea construir en este maravilloso material; al devorar la guadua producen agujeros y polvillo o aserrín en el exterior de la guadua, pero el principal daño es al interior de la misma, donde generan cavidades a medida que consumen sus fibras, debilitando la capacidad estructural de los culmos.


A pesar de lo delicado que se lee este punto, en la actualidad existen diversidad de métodos de tratamiento y prevención que te comentaremos en nuestra siguiente entrada del blog.


OTROS FACTORES AMBIENTALES


Son el agente menos perjudicial estructuralmente pero al que igualmente se debe prestar atención; la principal patología suele ser más estética que funcional, y es la aparición de una película gris sobre la piel de la guadua fruto de un proceso llamado meteorización, que se debe a la erosión que provocan los rayos UV y el viento mezclados con la humedad, en las fibras de la guadua; en las maderas este proceso consume 6mm de material por siglo en elementos expuestos de manera constante a la intemperie, por lo cual en una estructura bien diseñada no son un factor de riesgo estructural importante, y es que, aún en una estructura con prominentes aleros, siempre habrá horas del día en las cuáles reciba sol y viento de forma directa, por lo que es imposible de evitar si se desean guaduas a la vista, más si de prevenir y mantener como explicaremos en nuestra siguiente publicación.



Sin embargo, cabe destacar que aunque las guaduas casi en su totalidad presentarán en alguna parte de su longitud alguna fisura menor y superficial, de máximo 1mm de profundidad que apenas comprometa su epidermis, de llegar a estar expuestas de manera directa y constante a radiación UV, si es posible que la guadua, debido a falta de humedad en sus fibras, pierda capacidad estructural y sea propensa a presentar rajaduras significativas fruto de la reducción en su diámetro debido a su alta higroscopicidad, y por ende a abrirse o quebrarse ante un esfuerzo significativo o un incremento drástico en la temperatura.


CORRECTA EJECUCIÓN DE LA ESTRUCTURA


Un factor poco considerado y que puede ser el más peligroso es una mala ejecución, que viene desde una mala selección de material, un tratamiento inadecuado, una estructura mal diseñada, una construcción mal ejecutada, una integración de carpintería y redes de servicios mal planificada y llevada a cabo, una mala elección e instalación de los agentes impermeabilizantes y acabados, y un mantenimiento deficiente: Vigas y columnas sometidas a cortantes o aplastamientos, elementos embebidos en otros materiales, tornillos excesivamente apretados, instalaciones de servicios mal aseguradas, cubiertas con aleros cortos, ausencia de pedestales o pedestales cuya altura no responda a las condiciones ambientales, aplicación de lacas que propicien la pudrición de la guadua al retener la humedad que esta respira, mala aplicación del inmunizante y un largo etcétera de malas decisiones que sin duda comprometerán la integridad de tu proyecto.



En IMZA Arquitectura nos informamos constantemente y trabajamos con profesionales responsables y comprometidos con la calidad de los trabajos que diseñamos y ejecutamos, pues sabemos que somos los mayores implicados en garantizar que tu proyecto sea una realidad sostenible, rentable, funcional, estética y duradera.


Si quieres realizar un proyecto con nosotros no dudes en contactarnos, puedes hacerlo directamente vía whatsapp haciendo click aquí

115 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo