Logo base.png

COMPORTAMIENTO ESTRUCTURAL DE MATERIALES

Un análisis desde nuestra experiencia


Tan importante como conocer las propiedades físicas y mecánicas de un material es el saber donde utilizarlo, y esta es una habilidad que todos podemos desarrollar y pulir, ya sea mediante la academia o mediante la práctica, después de todo, como lo comentamos en nuestra entrada anterior de este blog, una estructura puede resumirse banalmente a un grupo de objetos que se soportan a sí mismos y a algunas cargas ocasionales.


Tomando como referencia los datos de nuestra anterior entrada, te contaremos nuestra manera de entender cada material para plantear nuestras estructuras de manera tal que podamos garantizar su solidez estructural buscando que cada elemento esté sometido a fuerzas que puede soportar.


CONCRETO


Al trabajar con materiales naturales buscamos evitar en la medida de lo posible este material y utilizarlo únicamente donde es estrictamente necesario, pues no podemos negar que se trata de un elemento indispensable dada su resistencia, especialmente, a la humedad, por lo cual siempre lo utilizamos en los cimientos.



Es un material cuya gran virtud es la resistencia a compresión, por lo cuál es perfecto para recibir el peso del edificio en la base, sin embargo, dado que no es muy resistente a las demás fuerzas, es importante reforzarlo con elementos que complementen sus carencias y que, como lo hacen las fibras en una fruta, mantengan unida la masa (concreto) para soportar mejor todo tipo de fuerzas.


Estos elementos de refuerzo pueden ser naturales como fibras vegetales, o, como es más común por las razones que veremos a continuación, de acero, transformándolo en hormigón armado o concreto reforzado.


ACERO


Es el peso pesado de la construcción en sentido figurado y literal, pues es el más resistente a todo tipo de esfuerzos, siendo sus puntos débiles los factores climáticos, como la humedad o el fuego.



Es por esta razón que debe trabajarse en primer lugar aislado de contacto con estos, y, si se requiere en lugares en los cuáles puede estar expuesto, recubierto con materiales que sean resistentes a estas condiciones como lo pueden ser aislantes químicos o productos como el concreto.



Este material se suele utilizar para las uniones de nuestras estructuras, debido a que piezas de pequeño tamaño tienen gran resistencia, y para ornamentaciones, pues al ser un material dúctil, plástico y maleable (que puede deformarse de diversas maneras) es ideal para lograr todo tipo de figuras atractivas.


LADRILLO


Un material ideal para construcciones pequeñas pero que no funciona por si solo, pues se trata de elementos pequeños creados en hornos, por lo cual es imposible crear un muro entero de una única pieza; requiere de un material de pega o aglutinante, que regularmente es el mortero de cemento, similar al concreto, pero de menor resistencia al no contar con piedra en su composición.



Es un material cuya virtud radica en su variedad de presentaciones, y por ende de usos, estética y costos, por lo que estas se convierten en las principales razones para su uso: Reducir costos, generar espacios con una estética más cálida que el acero y el concreto, y buscar formas y texturas en los edificios.


MADERA


Las maderas se pueden clasificar de diferentes maneras según su composición; estructuralmente se habla de maderas blandas y duras según la cantidad y calidad de fibras que estas poseen, pues debido a las condiciones ambientales que enfrentan los diferentes árboles en su entorno mientras están sembrados, desarrollan una madera de diferentes prestaciones.


Como material natural que es, es uno de nuestros materiales preferidos para los edificios, sin embargo, un factor importante dentro de nuestra filosofía como empresa es lograr la mayor sostenibilidad posible de nuestros proyectos, por ello, la madera, que requiere de largos periodos de crecimiento para ser cosechada, buscamos utilizarla en la menor medida posible.



Este largo periodo de crecimiento se traduce en costos, pues demanda un mantenimiento y cuidados constantes durante largos periodos de tiempo; sin embargo, estructuralmente, dada su resistencia equilibrada a todos los esfuerzos y condiciones climáticas, es el único material capaz de conformar la totalidad de una estructura, incluso los cimientos y las cubiertas, pues existen tantas especies de madera que hay algunas capaces de soportar humedades de niveles freáticos y de lluvias, y, aunque eventualmente se deteriorarán, suelen dar periodos de duración considerables.


GUADUA (Y BAMBÚ)


La guadua es el bambú estructural por excelencia, y aunque existen muchas otras variedades de bambúes estructurales en el mundo, las ventajas que otorga la guadua angustifolia Kunth se traducen en su tamaño ideal, rápida cosecha y elevada resistencia a prácticamente todos los esfuerzos.



Su resistencia a compresión es mayor al concreto, a flexión mayor a la de la mayoría de maderas, a tracción equiparable al acero (de allí su apodo de acero vegetal), siendo los esfuerzos a cortante su mayor debilidad al ser hueca; sin embargo, su versatilidad y la cantidad de presentaciones que se pueden generar de ella (rolliza, lata, prensada, esterilla) permiten producir elementos estructurales que compensan esta debilidad y la convierten, combinada con los elementos nombrados en el párrafo anterior, en el denominado material del futuro sostenible.



Por todas estas características es nuestro material predilecto para las estructuras, pues permite generar prácticamente todo tipo de formas fácilmente, siendo únicamente superado en este aspecto por el acero, pero compensando con su bajo costo en comparativa y su bajo impacto ambiental, pues desarrollar un guadual cultivable sostenible es bastante sencillo en comparación a las maderas, por ejemplo, pues es un pasto, y como tal se reproduce y crece rápida y fácilmente.


TIERRA


El material más abundante del planeta y cuyas prestaciones termoacústicas lo convierten en una excelente alternativa.


No cualquier tierra es apta para construcción, pues en ella se encuentran diversos componentes de los cuales sólo algunos, como arcillas o limos, son aptos para desarrollar elementos estructurales o decorativos.



Su uso es similar al de los ladrillos, aunque su resistencia es menor y por ello suele necesitar de una estructura auxiliar que soporte peso y la contenga; por estas razones además de su peso y el requerimiento de mano de obra desafortunadamente escaza para trabajarla, es un material que utilizamos preferiblemente como acabado o aislante termoacústico en nuestros proyectos, aunque no hemos de ocultar nuestro deseo de realizar un proyecto aprovechando todas las presentaciones y labores que puede desempeñar el material que da origen a todo lo que tiene vida (Adobes, Bloques de Tierra Comprimida, tapia pisada, bahareque, tadelakt, pañetes, etc).


Como empresa dedicada al desarrollo sostenible de nuestros proyectos buscamos siempre el mejor balance entre calidad, impacto ambiental y precio, y bajo las condiciones que sean posibles creamos edificios con alma, que transmitan la belleza, vida y armonía que irradian sus materiales y sus habitantes.


¡Contáctanos haciendo click aquí si deseas realizar un proyecto con nosotros! Recuerda que cotizar NO TIENE NINGÚN PRECIO

675 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo